Lo que hemos aprendido durante la primera semana del proceso del mandamiento judicial pandillera

Share:

ganginjunction_catEl proceso del mandamiento judicial pandillera se espera durar para por lo menos dos meses, una semana en adelante, una semana fuera. A juzgar por la primera semana, yo estimaría que será por lo menos cuatro meses, posiblemente más. La primera semana sólo vió tres testigos, sin embargo, yo anticiparía que este numero aumentará cuando ambas partes desarrollen algún tipo de rutina o el ritmo.

Hay un montón de temas secundarios pendientes de resolver. Un asunto importante que necesita ser resuelto es lo de permitir el testimonio de pruebas indirectas sobre los acusados sin nombre. También voy a discutir en esta columna el plan de la fiscalía hasta este momento y, finalmente, algunos comentarios con respecto a una línea de preguntas el martes que relaciona a los términos de las pandillas y consignas.
La forma en la que el mandamiento judicial trabajó inicialmente era que el Fiscal de Distrito Oficina elaboró la denuncia o un requerimiento judicial y luego acusó un solo individual en la creencia de que la red permite que la información fluya hacia el resto de las personas involucradas en la pandilla. El tribunal, sin embargo, desestimó el caso por varias razones, una de ellas es que no había ninguna razón para asumir que sólo porque esa persona fue acusada, que el resto de la “pandilla” sería notificado.

Así que cuando la oficina del DA re-escribió la denuncia, llamaron 32 acusados, los muchachos de Broderick como una entidad y 1-400 “John Does”. Algunos de estos acusados han sido despedidos, otros nunca respondió y tuvo un juicio permanente fue entrado contra ellos, algunos de ellos son ahora los acusados nombrados en el caso.

Pero este es un caso civil. Es decir, las reglas no son las de un proceso criminal. Por ejemplo, no existe el derecho a la defensa y por lo tanto en lugar de abogados de oficio, los que en este caso son de trabajo pro-bono. Durante el curso de los debates de la primera semana, un número de individuos han sido llamado, particularmente por los agentes de policía que testificó el jueves y el viernes.

La defensa ha opuesto esto por dos motivos. En primer lugar, los funcionarios están testificando acerca no sólo lo que vio, pero lo que estos acusados les dijeron. Así que hay una objeción de pruebas indirectas que se resolverá el lunes 26 de julio cuando el caso vuelve al tribunal. El otro problema es que estos acusados no identificados no se notan de antemano, podrán entrar en la notificación judicial de un caso particular y anunciar los cargos, pero eso es sólo conocimiento superficial.

La defensa no tiene ni el tiempo ni la capacidad de examinar los casos que el oficial está trayendo de antemano, no hay manera de que puedan preparar con antelación sobre los detalles del caso. Una cosa que hemos hecho es examinar los archivos de algunos de estos casos. Por ejemplo, el jueves descubrimos que uno de los casos, el que implica a Rainey Martínez y Robert Sánchez, el delito que al que admitieron no incluyó un aumento de las pandillas.

Así que los demandantes está usando esto como un ejemplo de un crimen de pandillas, pero no tienen pruebas en la admisión que demuestran que fue un crimen pandillera. Sin embargo, debido a que la defensa no ha sido informado de antemano sobre los casos que estarían llamados, no podría haber sido capaz de tener esta información disponible a tiempo para hacer una efectiva contra-interrogatorio.

Esto ocurrió ayer cuando el agente Wilson, quien trabaja en el equipo de respuesta a la comunidad del Departamento de Policía de Sacramento testificó sobre un caso que involucra a tres individuos: Daniel Orosco, Pinzo Andrés, y Tomás Méndez. Habló mucho sobre el caso. Al final resultó que, el fiscal no presentó contra uno de ellos, el caso del otro fue despedido, y sólo Thomas Méndez recibió cargos y fue declarado culpable de posesión de cocaína y su transporte, la acusación fue cambiada por el fiscal de distrito a un delito menor . Y por eso recibió una aumento de pandillas.

Así que el oficial y los demandantes hicieron un problema de este caso, lo cual que resultó ser un delito para la posesión de drogas. El problema es que si la defensa no recibe una notificación, no tienen la capacidad para realizar investigaciones. También había un número enorme, decenas de miles de documentos cayó sobre ellos que tienen que pasar, pero otra vez, si no sabemos qué va a ser discutido, es imposible prepararse.

Además, estos acusados no deberían tener el derecho de defenderse? Pues, porque este es un caso civil, no. Así que la oficina del fiscal del distrito puede presentar  su caso sin el derecho de refutar el caso. Ellos han dicho que no añadirá los acusados, pero usted sabe que al final de la prueba que servirá muchas de estas personas quienes, a continuación, tendrán que demostrar, la mayoría de ellos sin el beneficio de consejo, que no son miembros de pandillas.

En una línea similar, ahora la fiscalía ha iniciado su caso curiosamente hablando de incidentes muy específicos. No han llamado a sus testigos expertos. Los demandantes todavía no han mostrado nada sobre un tema general ni han mostrado nada de la estructura de la pandilla.

La defensa se quejó de esto ayer, y se les dijo básicamente por los demandantes que van a decidir su propio orden. Además, la jueza Kathleen Blanco opinó y les dijo lo mismo. Ella dijo que esto no era inusual en un caso tan grande como esto, pero que los demandantes tendrán la carga de integrar la información al final.

Sin embargo, existen riesgos para hacerlo de esta manera. En primer lugar, la defensa ha presentado objeciones en curso para el uso de pruebas indirectas y también la cuestión de relevancia. Esto resulta en un proceso extremadamente tedioso. Ayer Jay Linden, el fiscal adjunto del distrito, se convirtió abiertamente frustrado en el proceso – lo cual es comprensible. El juez Blanco explicó sin embargo que la defensa tuvo cuestiones y objeciones legítimas, tiene el derecho de hacerlas, y hasta que estos se resuelven, es necesario que tome en cuenta sus objeciones porque cuando ella determina las reglas para las pruebas, ella necesita saber lo que podría ser expulsados.

Algo de esto podría ser evitado si el fiscal ha elegido comenzar en una manera más amplia y más global, pero el señor Linden explicó que él pensaba que si lo hizo que se opondría en cuestiones fundamentales. Por lo tanto, es lo que es. Se hace difícil de seguir y será difícil para la jueza White de integrar toda la información.

Por último, y aquí voy a ser más crítico de los demandantes, cuando el fiscal estaba examinando Thomas Cedillo, Ryan Couzens le preguntó si él sabía que quiere decir “SK” y cuando lo sabía, intentó a establecer que era una prueba de conocimiento sobre la pandilla.

El juego de la semana ocurrió cuando el Sr. Couzens preguntaba al señor Cedillo si supiera lo que “SK” significaba y él respondió “scrap killer.” Parece que Sr. Couzens pensaba que descubrió algo porque casi saltó de sus pantalones para preguntarle cómo lo sabía y el acusado le dijo que el Discovery Channel y “Gangland”. Como reportamos el miércoles, la explicación fue convincente en vista de algunos de los episodios que hemos visto.

Pero después de hablar con un número de personas, incluso los jóvenes en la comunidad rica y suburbano de Davis, SK y “scrap killa” son en realidad bastante conocidos y se han convertido en términos coloquiales y culturales. Un google del término prueba eso, incluyendo pruebas musicales y videos.

En cierto modo, hay una división cultural aquí también. La oficina del fiscal de distrito no es necesariamente culta en la cultura hip hop, la cual que ha diseminada estos términos a una audiencia mucho más amplio.

El fondo aquí es que los demandantes deben ser un poco más cauteloso en afirmando ese tipo de declaración cuando parece que algunas de estas actividades que se asocian con las pandillas son en realidad más ampliamente practicada.

El otro punto es más legal que cultural, y será la carga de unir la actividad Norteño a un grupo específico que opera en West Sacramento que representa una clara molestia pública, pero eso es una cuestión más amplia que se revelará en el transcurso del proceso.

Reportaje de David M. Greenwald, Traducción de Samuel Bivins

Share:

About The Author

David Greenwald is the founder, editor, and executive director of the Davis Vanguard. He founded the Vanguard in 2006. David Greenwald moved to Davis in 1996 to attend Graduate School at UC Davis in Political Science. He lives in South Davis with his wife Cecilia Escamilla Greenwald and three children.

Related posts

Leave a Reply

X Close

Newsletter Sign-Up

X Close

Monthly Subscriber Sign-Up

Enter the maximum amount you want to pay each month
$ USD
Sign up for