Se abre el proceso del mandamiento judicial sobre pandillas criminales con declaraciones iniciales y el primer testigo

Share:
ganginjunction_cat.jpgMartes vio el comienzo del proceso de la orden judicial de pandillas en la que la jueza del Tribunal Superior del Condado de Yolo, Kathleen White, determinará si emite una orden judicial permanente. La cuestión clave es si los Broderick Boys son, de hecho, una pandilla callejera criminal que plantea una molestia en un área geográfica determinada en West Sacramento conocida como la zona de seguridad.

La carga estará en Ryan Couzens y Linden Jay, dos DAs deputados del condado de Yolo, para probar este caso. Muchos abogados diferentes les oponen, y vamos a conocer estos en el transcurso de los próximos meses, que ver a decenas de testigos de ambas partes. 

Antes de que se determinó, la jueza White determinó que el viernes habrá una determinación que se concierne con dos de los acusados, Jesse García y Ángel Sánchez, que tienen casos que no se han completado, en cuanto a si puede tomar el Quinto y rehusarse a testificar . Hemos cubierto el caso de Ángel Sánchez en la Vanguard anteriormente, sin embargo hasta hoy dia no ha sido sentenciado. Asimismo Jesse García fue declarado culpable de abuso doméstico, pero no condenado.

Por último, la Vanguard es también cubrir el juicio esta semana de Rudy Ornelas en otra sala. Sin embargo, es un acusado en el caso de interdicto Gang. Está representado pro per, que significa que es su propio testimonio, sin embargo, no está presente en este juicio y bajo custodia. La jueza White no sentía cómoda con permitiéndole estar sin representación, y por eso, ordenó que su caso separarse del resto y se determinará si puede ser parcialmente incluido en este proceso cuando esté disponible.

Declaración inicial del demandante

En sus discursos de apertura, la Fiscalía, presentado por Jay Linden, dijo que los demandantes representados por la Oficina del DA del Condado de Yolo se precisan las pruebas que se presentaron el fin de obtener un mandamiento judicial preliminar en 2008 ante este misma jueza White. Arguyó que tribunal de revisión encontró suficientes pruebas de la existencia de la pandilla criminal de la calle Broderick Boys, aunque el tribunal tuvo que tener en cuenta las pruebas para ver en la mejor luz posible y el mandamiento preliminar depende solamente en declaraciones y este proceso tendrá testigos completa en ambos lados.

El Sr. Linden afirmó que la pandilla de los Broderick Boys existe, que forman parte de la pandilla norteña y que sus miembros participan en las actividades de una pandilla criminal de la calle. Ellos tienen signos, símbolos y colores comunes. Tienen tatuajes específicas, tales como XIV que denota el número 14, pueden tener puntos con un “uno” y un “Cuatro”, se visten de rojo, algunos tienen una “B” en un círculo. Además van a basar sus pruebas sobre las condenas y declaraciones a la policía.

Declaró que contarán con el testimonio de expertos. El Sr. Linden dijo que si vas a determinar que la carretera es peligroso, no confías en la gente que viaja allí un par de veces en ocasiones, sino más bien los expertos que evalúan las condiciones de seguridad utilizando los conocimientos técnicos y evaluaciones científicas. Por lo tanto, su evidencia contará en la policía y otros profesionales en lugar de miembros de la comunidad que no son expertos.

El Sr. Linden sostuvo además que se buscan en las acciones penales y no penales por los pandilleros para demostrar una molestia en West Sacramento. Sostuvo que en la decisión de Acuña que dictaminó que la fiscalía no necesariamente tiene que mostrar que los crímenes fueron cometidos en cumplimiento de una pandilla callejera criminal como se define por el Código Penal de California 186,22 para demostrar que existe una molestia.

Co-Asesor demandante Ryan Couzens citó el párrafo segundo del Código Penal de California Sección 186.21: 

“La Legislatura, sin embargo, considera además que el Estado de California está en un estado de crisis que ha sido causado por las pandillas callejeras violentas, cuyos miembros amenazan, aterrorizan, y cometen una multitud de delitos contra los ciudadanos pacíficos de sus barrios. Estas actividades, tanto individualmente como colectivamente, representan un peligro claro y actual para el orden público y seguridad y no están protegidos constitucionalmente. La Asamblea Legislativa considera que hay cerca de 600 pandillas callejeras criminales que operan en California, y que el número de asesinatos relacionados con pandillas está aumentando. La Legislatura también considera que solamente en el Condado de Los Angeles hubo 328 asesinatos relacionados con pandillas en 1986, y que los homicidios de pandillas en 1987 han aumentado un 80 por ciento respecto a 1986. Es la intención de la Legislatura en la promulgación de este capítulo a buscar la erradicación de la actividad criminal por las pandillas callejeras, enfocándose en los patrones de la actividad delictiva de las pandillas y en el carácter organizado de las pandillas callejeras, que en conjunto, son las principales fuentes de terror creado por las pandillas callejeras. La Asamblea Legislativa considera además que un medio eficaz para castigar y disuadir las actividades delictivas de pandillas es a través de la confiscación de los beneficios, el producto, y de los instrumentos adquiridos, acumulados o utilizados por las bandas callejeras “. 

Arguyó que la evidencia mostrará un esfuerzo razonable para combatir una molestia que pertenece a un tiempo, lugar y manera específica, y que impacta específicamente individuos. Él cree que el tribunal puede diseñar una zona de seguridad y requerimiento de pandillas razonable que equilibre los derechos de los residentes con la necesidad de protegerse contra una pandilla callejera criminal peligroso.

Declaración inicial de los acusados

Mark Merin abrió los comentarios para la defensa. Arguyó que los demandantes tienen una carga de cuatro puntos. Primero tienen una carga de mostrar que hay una pandilla llamada los Broderick Boys. Sostuvo que mientras que hay pandillas de prisión en West Sacramento, no existen pandillas criminales callejeras organizadas. Sugirió que, debido al sistema y la forma en que los presos se colocan, los presos están obligados a declarar lealtad a un grupo u otro.

Además citó que su experto Daniel Vásquez dará testimonio de que hay pandillas de prisión en West Sacramento, pero no existe una pandilla criminal callejera organizada que se llama los Broderick Boys. En cambio, Broderick Boy o Broderick Girl son términos de identificación en un barrio específico, en lugar de una designación o una pertenencia a una pandilla callejera criminal.

Segundo, puso en duda la utilidad de auto-identificaciones a la pertenencia de pandillas. Como vimos con el primer testigo en martes, la fiscalía insiste a menudo en la admisión a un accesorio de pandillas como una condición para una negociación. Esto obliga a la gente a identificarse como miembros que no son y nunca fueron miembros de una pandilla. Ellos sólo lo hacen bajo la presión de la fiscalía.

Tercero, es necesario que demuestren que una persona es en realidad un miembro de una pandilla. Los acusados individuales negarán la pertenencia y será la carga de la fiscalía de probarla.

En cuarto lugar, no es suficiente para demostrar que son un miembro de la banda, pero en realidad tienen que demostrar que son parte de un patrón de delitos según la definición del Código Penal de California 186,22, esos crímenes “cometidos en beneficio de, bajo la dirección de, o en asociación con una pandilla criminal callejera, con la intención específica de promover o ayudar con alguna conducta delictiva de los pandilleros “. Declaró que la mayoría de los crímenes que los demandantes citarán no se ajustan a la definición de delincuencia de las pandillas como se define por PC 186,22.

En quinto lugar, tienen que demostrar una molestia actual y sostuvo que no hay una molestia en o cerca de la zona de seguridad. Se mostrará este a través del testimonio de los miembros de la comunidad que pertenecen a todas las calles de las comunidades de Broderick y Bryte.

Arguyó que no hay una molestia en la zona de seguridad, excepto la que el Departamento de Policía de West Sacramento creaba en sí mismo. Declaró que los residentes no temen a las pandillas callejeras criminales tanto como el departamento de policía. Muchos de los acusados ya no viven en West Sacramento.

El proceso del mandamiento de pandillas está viciado en sí mismo y no habría pruebas suficientes para demostrar que todos los acusados son miembros de una pandilla callejera delictiva utilizando estos criterios.

Wazhma Mojaddidi leyó ante el tribunal el primer párrafo del Código Penal 186,21 que reconoce los derechos constitucionales los que se acusa de estar miembros de pandillas: 

“La Legislatura encuentra y declara por la presente que es el derecho de todas personas, independientemente de su raza, color, credo, religión, origen nacional, sexo, edad, orientación sexual, o discapacidad, de estar seguro y protegido del miedo causado por la intimidación y daños físicos de las actividades de grupos violentos y de los individuos. No es la intención de este capítulo para interferir con el ejercicio de los derechos protegidos por la Constitución de la libertad de expresión y de asociación. La Legislatura reconoce por la presente el derecho constitucional de todo ciudadano…de expresar creencias sobre cualquier asunto legal que sea, de asociarse legalmente con otros que comparten creencias similares, de pedir de la autoridad constituida legalmente la reparación de agravios percibidos, y para participar en el proceso electoral “.

Gordon Kaupp añadió que aunque DDA Couzens sugirió que el remedio para la molestia presunta con la que el Boys Broderick supuestamente amenazan a la comunidad fue razonable y mesurada, es de hecho extraordinario y la medida de último recurso. Declaró que los demandantes tienen la carga de demostrar que no existe otro remedio posible bajo de la ley.

Los demandantes planeaban a llamar a Angel Sánchez el martes, pero el tribunal determinará si puede subir al estrado el viernes como hemos mencionado. Llamaron también al primer testigo, Thomas Cedillo. Vamos a tener esta historia mañana. Fue una elección curiosa porque tiene un solo acuerdo de condena penal a partir de 2003, y tiene una esposa, familia y trabajo constante con antecedentes penales muy limitadas y sin evidencias de actividad de las pandillas desde entonces.

—Reportaje de David Greenwald, Traducción de Samuel Bivins

Share:

About The Author

David Greenwald is the founder, editor, and executive director of the Davis Vanguard. He founded the Vanguard in 2006. David Greenwald moved to Davis in 1996 to attend Graduate School at UC Davis in Political Science. He lives in South Davis with his wife Cecilia Escamilla Greenwald and three children.

Related posts

Leave a Reply

X Close

Newsletter Sign-Up

X Close

Monthly Subscriber Sign-Up

Enter the maximum amount you want to pay each month
$ USD
Sign up for